Tráfico

¿Para qué sirven las rotondas?

Rotonda

Es una pregunta que me hago todos los días cuando me toca coger el coche cada mañana. En total tengo que sortear seis rotondas antes de llegar a mi puesto de trabajo. Cada uno de ellos me provoca tensión, nervios… Es normal: hace casi dos años tuve un accidente en una de ellas. No fue grave, pero hizo que me planteara la decisión de compartir mi punto de vista con los demás, para descartar que no esté loca…

Yo tengo una respuesta para la pregunta: las rotondas sirven para facilitar y aligerar el tráfico, para que sea más fluido. En una intersección se da preferencia a los coches que circulan dentro de la rotonda y los demás esperan para poder incorporarse. Hasta ahí nadie discute. Ahora, cuando se trata de ver quién de todos los que circulan dentro de la rotonda tienen preferencia, ya empezamos a discrepar. Según el código de circulación español, tienen preferencia los que estén circulando por la vía derecha, ya vayan hacia la derecha, rectos o hacia su izquierda… ¿Es eso normal? ¿Eso da fluidez al tráfico?

Pongamos un ejemplo. Llegamos a una rotonda cualquiera (da igual por qué parte de la vía circulemos). Nos encontramos que el coche que viene de frente, que circula por la vía de la derecha, decide poner intermitente a su izquierda. Todos los que están cerca de la rotonda tienen que cederle el paso hasta que el conductor decida salir de ésta. Esta maniobra afecta al que tiene inmediatamente a su derecha, que quiere entrar en la rotonda: esto es lo normal. También afecta a todos aquellos que circulan en sentido contrario, tanto si están en la vía de la derecha, como en la izquierda… Y sobre todo afecta a aquél que, circulando al lado suyo, quiera seguir de frente. Esta maniobra no da fluidez al tráfico, sino todo lo contrario: hace que la mitad de la circulación tenga que esperar a que este vehículo salga de la rotonda.

Cerca de mi casa está la Avenida de los Menceyes. Hace pocos años se remodeló para que los coches circularan a dos vías por dirección. Incluso se pintaron unas flechas: unas indicando al conductor de la derecha que, al llegar a la rotonda tenía dos opciones, o seguir de frente o girar a la derecha; otras indicando al conductor de la izquierda que podía seguir de frente o girar a la izquierda. Estas flechas, que no dejaban duda alguna, fueron borradas para convenir con la reglamentación actual.

La foto que ven en este blog pertenece a la que existe entre Stratford-upon-Avon, Birmingham, Coventry, Warwick y Londres. Está situada encima de la autopista M40. No tengo datos de la circulación diaria de este punto en particular, pero me puedo imaginar que sea bastante pesada. Yo misma tuve que recorrer esta rotonda más de una vez al día. Esta rotonda tiene cuatro vías: todas ellas están señalizadas para que el conductor no se equivoque y salga a su salida. Los coches entran en la rotonda por la vía interior de ellas, van cambiando de vía, hasta llegar a la vía de salida. Funciona como un tocadiscos, pero al revés… Y nunca vi un accidente en cuatro años.

Si pudiera hacer algo para cambiar la forma de conducir y hacer ver que esta manera de conducir por una rotonda, lo haría. Por lo pronto, estoy escribiendo esta entrada para ver qué piensan todos ustedes de esta opción.

¿Lo positivo del accidente? Que cambié el coche viejo por uno semi-usado y circulo más segura con él… Como siempre, le saco lo bueno a lo malo…

(Originalmente publicado en http://maritza-gonzalez.blogspot.com.es/2010/11/para-que-sirven-las-rotondas.html el 30 de noviembre de 2010)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s