Música · Uncategorized

Duran Duran en mi vida

Duran Duran
Sí, tengo que admitirlo: llevo casi toda mi vida gustándome la música anglosajona. Todavía recuerdo ir a visitar a unos primos de mi madre cuando yo tenía la edad de mi hija (siete u ocho años). Ellos tenían una habitación completamente forrada de posters de la época (los 70) y muchísimos LPs cuardados en cajones especiales. En esa habitación escuchamos mi hermano y yo por primera vez a grupos como Queen, Supertramp, Yes, Marillion, Chicago, Rolling Stones… Mis primos nos hablaban de las canciones y nos hacían escuchar, a veces un bajo, a veces un solo de guitarra, una voz desgarrada… Aquel lugar era mágico para mí: al mismo tiempo que, sin proponérmelo, mi oído se fue abriendo al idioma, la música pop se fue convirtiendo en mi favorita.
Cuando ya fui creciendo, empecé a tener mi propio criterio. Empezó la movida madrileña, El principio de los 80. Miguel Ríos tuvo una gira exitosa e incluso el grupo canario “Palmera” sacó varias canciones. De esa época me acuerdo de querer ir a conciertos, como si ya fuera una persona adulta. Menos mal que mi madre tuvo suficiente criterio para no dejarse llevar por caprichos de una niña malcriada de 12 años… No era la coyuntura adecuada.
Cuando llegó el momento de ir al instituto, oí una canción que me encantó: “The reflex”. Averigüé de quién la interpretaba y así supe de la existencia de Duran Duran. Me compré el single de inmediato: todavía lo conservo. En la portada aparecía una foto de estos cinco chicos de Birmingham con una estética muy ochentera, acorde con su etiqueta: los nuevos románticos. Me enamoré de ellos y de su música de inmediato. Empezaron a formar parte de mi vida… y de la de mi familia, mareada de tanto escuchar las mismas canciones una y otra vez… Ups, creo que mi hija ha heredado ese vicio de mí: debería no tomárselo tanto en cuenta. Al fin y al cabo, creo que he creado un personajillo bastante parecido a mí en ese sentido.

En el instituto conocí a una chica de mi edad que también le gustaba la música de este grupo recién descubierto por mí: esto nos unió mucho. Un día conocí a su prima, dos años menor: desde entonces ha tenido el papel de mi mejor amiga. Cada una eligió un “protegido” de la banda: mi compañera de clases eligió a John Taylor; mi amiga a Nick Rhodes y yo a Simon Le Bon (Hey, se puede soñar, que es gratis y no hace daño a nadie, ¿No?). Esta época la puedo clasificar como la más fanática de todas… No se nos podía culpar: teníamos entre y 12 – 16 años. Todavía recuerdo que, aún cuando no me iban las manualidades, me dedicaba a forrar con fotos de actores, cantantes, pero sobre todo de los miembros de Duran Duran, las sosas y aburridas carpetas azules que teníamos… ¡Y las plastificaba y todo! Eran una obra de arte… Creo que alguna tendré perdida por casa de mis padres todavía… o en la caja de la entrada, que aún tengo que clasificar…
El primer LP que conseguí fue el de “Seven and the ragged tiger”. Luego siguieron “Duran Duran” y “Río”, descubriendo años más tarde unas canciones que ya habían sido un éxito en los países anglosajones. También conservo en casa de mis padres el LP en vivo “Arena”… Ah, y el single “A view to a kill”, canción hecha para la película de James Bond del mismo nombre.
Con el tiempo, ese fanatismo fue pasando y dio lugar a una sana admiración por ellos y su música. Fue la época en la que Roger Taylor (batería) tuvo que marcharse del grupo por razones médicas y se dedicó a su recién creada familia. Andy Taylor (guitarra) tuvo ciertas diferencias con el resto de la banda y al final se pasó de un quinteto a un trío. Fue la época de “Notorious”, un LP con música más madura y “Big Thing”, a finales de los 80. Anteriormente habían formado dos bandas sacadas con los miembros de la original: “The Power Station”, con Andy y John Taylor y “Arcadia”, con Simon Le Bon, Nick Rhodes y Roger Taylor (antes de su retiro). En este caso, me gustó más el acercamiento de Arcadia: supongo que la parte romántica que hay en mí influyó para tener este punto de vista.
El tiempo había pasado y ya estaba haciendo mi carrera. Duran Duran dejó de escucharse por la radio y no salían en la televisión española, con lo cual, supuse que el proyecto o se había abandonado, o no habían sacado algún álbum con éxito. No me olvidé de ellos y seguía conservando mis LPs como oro en paño, escuchándolo alguna vez.
De repente sonaron varias canciones de ellos: “Ordinary World” y  “Come undone”. La letra y la música sonaban a ellos, pero mucho más maduros. Me sorprendí de que todavía tocaran mi fibra después de tanto tiempo de silencio.
Después de terminar la carrera, me aventuré a irme a Alemania un año y luego a Inglaterra. Allí me instalé en Warwickshire, un condado muy cerca de Birmingham, lugar donde surgió la banda. Cuando iba a la ciudad, me quedaba pensando si ellos mismos habrían paseado por las mismas calles que yo y con qué ojos la veían. En mis casi cuatro años viviendo en su propio país, apenas supe de ellos. Fue la época del lanzamiento de “The Wedding Album”, “Meddazaland” y el álbum “Thank you”, de donde sale la canción “Perfect day”, original de Lou Reed. Si aparecían en la tele o se ponía alguna de sus canciones en la radio yo nunca tuve la oportunidad de verlos u oírlos. En esos años estuve estudiando mi segunda carrera, tan sólo quedándome un año para graduarme: de todas maneras, saqué una diplomatura, lo que no está mal para alguien que no tiene el inglés como su lengua materna.

Los dos mil me llevaron de nuevo a Tenerife, donde tuve a mi hija y se rompió la familia de reciente creación cuando mi hija era tan sólo un bebé de menos de seis meses. También coincidió con cambios de trabajo, con lo cual, las convulsiones en esos años en mi vida fueron de gran calado. Mi vida cambió al nacer mi hija. Mientras tanto, Duran Duran decidía reunirse de nuevo, los miembros originales para sacar a la luz “Astronaut”. Para mí, todas las canciones de este disco no tienen desperdicio. Puedo oírlas en mi casa, en el coche y tararearlas mientras paseo a Venus y soy la mujer más feliz del mundo…

Después de la reunión efímera de los cinco , Duran Duran y Andy Taylor no pudieron superar sus diferencias y se separaron. Después de esto, sacaron el álbum “Red Carpet Massacre”, de donde salió la canción “Falling down”, co-escrita con Justin Timberlake, otro fan del grupo o “Skin divers”, co-escrita con Timbaland. Es un álbum que todavía necesita mayor exploración por mi parte.
Hace escasamente un mes han sacado su último álbum. Tan sólo he podido oír entera la canción “All you need is now”, que da título al álbum. Suenan como cuando sacaron su disco Río, allá por el 82, según los críticos, sus fans y yo misma. Siguen teniendo la frescura de aquellos años, a pesar de ser unos “viejunos”, como los llama mi pareja.
He vuelto a saber de ellos gracias a las nuevas tecnologías. Empezando por Facebook, siguiendo por Twitter, pasando por ITunes, yendo a Youtube, Instagram… Ellos son de las pocas bandas que tienen constante actualización de sus noticias: desde siempre han sido vanguardistas en este sentido y aprovechan lo que Internet les ofrece. Creo que tienen que dar gracias a las nuevas tecnologías por hacer que sus fans sigamos sus aventuras. Y también parece que las nuevas tecnologías estaban pensadas para que ellos se aprovecharan de ellas… ¡Lo que hubiera disfrutado con estas innovaciones con 14 – 15 años!

Tengo que agradecer mucho a estos “viejunos”:

– Haber aprendido el idioma inglés, tanto escrito como hablado, con ganas, gustándome.
– Haberme aportado momentos de dicha, de bailes, de cante con su música.
– Haber conocido a grandes personas a través de ellos.
– Haber hecho que no desfalleciera en los peores momentos: ellos no lo han hecho y han sido un ejemplo.
– Haber tenido un mensaje positivo para cada momento preciso.
– … ¡Y tantas cosas más!

El otro día me inspiré a escribir este artículo mientras estaba con mi MP4 paseando a mi Venus: miré al cielo y me dije que Duran Duran me había influenciado en muchas facetas de mi vida, pero, sobre todo, siempre me han animado en los buenos y malos momentos. Siempre he escuchado las letras de las canciones y me han inspirado para sentirme mejor. Hay una parte de la canción “(reach up for the) Sunrise” que me hizo sentir bien con la situación actual que vivo:

Only change will bring you out of the darkness
In this moment everything is born again
(Sólo el cambio te sacará de la oscuridad
En este momento, todo renace)

Así espero pronto salir de la oscuridad a través del cambio, cuando todo renace… ¡Y que este año sea el de ir a verles en concierto allá donde toquen y pueda ir con mi mejor amiga!

(Publicado en http://maritza-gonzalez.blogspot.com.es/2011/01/duran-duran-en-mi-vida.html el 7 de enero de 2011)
Actualización:
Después de escribir estas líneas, han sacado otro CD: Paper Gods (2015). En él han continuado fieles a su estilo musical, sin estar pasados de moda. Personalmente me encanta la canción “Face for Today“, porque es una canción que nos dice que, pase lo que pase, hay que ser positivo.
Tuve la suerte de verlos en mayo de 2016 en Common People Oxford. Allí había personas que, como yo, esperaron todo el día para que “the fab four” tocaran sus canciones de siempre. Me sentí como que formaba parte de un grupo: ya no me sentí un bicho raro, porque había otros como yo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s